Saltar al contenido

Por qué los gansos no comen pescado (aunque puedan hacerlo)

Los gansos son uno de los animales más incomprendidos en lo que respecta a la dieta. Pasan toda su vida en el agua, pero en realidad no comen pescado, aunque son muy capaces de capturarlo.

Los gansos no comen pescado porque no saben masticar y la mayoría de los peces son demasiado grandes para ellos. Los gansos carecen de las enzimas digestivas necesarias para digerir grandes cantidades de carne y pescado.

Este artículo explora por qué los gansos no comen pescado a pesar de que es una fuente abundante de proteínas a su alrededor. También veremos las raras situaciones en las que los gansos sí pescan y por último, ¡por qué los peces son una amenaza para los gansos jóvenes!

¿Los gansos comen alguna vez pescado?

Los gansos tienen un tubo digestivo más corto que el de otros animales, lo cual es esencial para los vuelos largos, pero no es ideal para descomponer la carne (el pescado).

Los gansos no suelen comer pescado, ya que no tienen la capacidad de masticar, y no tienen un intestino largo, necesario para descomponer las proteínas y grasas complejas presentes en la carne

En su lugar, los gansos tienen un intestino corto que se adapta perfectamente a la digestión de la materia vegetal por lo que obtienen la mayor parte de su nutrición de las plantas.

A pesar de ello, los gansos comen a veces peces muy pequeños (lo suficientemente pequeños como para no tener que masticar), insectos e invertebrados acuáticos como renacuajos o gambas.

¿Por qué los gansos no suelen comer pescado?

Los gansos, en general, no comen pescado porque son buscadores por naturaleza, su sistema digestivo no es adecuado para digerir la carne y el pescado, obtienen toda la nutrición que necesitan de las plantas y los insectos, y además los gansos no son buenos para masticar, por lo que cualquier pez grande les resultaría difícil de manejar.

Éstas son las principales razones por las que las ocas no comen pescado.

1. Los gansos son forrajeadores

Los gansos son auditores por naturaleza, no son cazadores, sino que comen semillas, plantas acuáticas y otra flora, así como pequeños insectos y peces.

Aunque los gansos no son cazadores naturales, pueden atacar a los peces que suponen una amenaza para sus crías. Los peces pueden arrebatar a los gansos de debajo de la superficie del agua.

Al igual que todas las aves migratorias, los gansos vuelan hacia el sur para pasar el invierno en algún lugar cálido donde la búsqueda de alimento sigue siendo una opción viable incluso durante los meses más fríos.

Leer más: Por qué no debes dar de comer pan a los gansos

2. Los gansos no pueden digerir el pescado

Los gansos obtienen todos los nutrientes de los insectos, las plantas acuáticas, las hojas, la hierba, las frutas y las verduras, y su sistema digestivo está diseñado específicamente para tratar este tipo de alimentos.

Los gansos carecen de las enzimas digestivas necesarias para descomponer las proteínas complejas del pescado y la carne, lo que significa que no podrían extraer los nutrientes y la energía del pescado aunque pudieran comerlo.

Los gansos tienen un intestino corto y un estómago de dos cámaras, que es ideal para digerir la materia vegetal, pero insuficiente para digerir la carne y el pescado.

Leer más: ¿Pueden los gansos comer carne?

3. Los gansos no son buenos para masticar

Los dientes de los gansos son aterradores, aunque técnicamente no son realmente dientes.

Los dientes de los gansos están diseñados para permitirles agarrar material vegetal blando, no sirven para masticar y realmente no pueden masticar grandes trozos de carne o pescado.

Esta falta de capacidad de masticación impide a los gansos comer peces grandes, sin embargo, a veces comen peces muy pequeños si pueden atraparlos porque no necesitan masticarlos y son más fáciles de digerir.

¿Cuándo comen pescado los gansos?

Los gansos pueden comer peces pequeños que no necesitan masticar, huevos de pescado y crustáceos diminutos como las gambas, pero sólo si no encuentran suficiente material vegetal para satisfacer sus necesidades alimentarias.

En un estudio realizado en 1997 por el Instituto de Biología Ártica en Alaska, se descubrió que las aves acuáticas, como los gansos, buscaban plantas ricas en proteínas cuando no encontraban suficiente comida, en lugar de buscar alimentos no preferidos, como el pescado o la carne, incluso cuando dichos alimentos no preferidos estaban disponibles.

Esto demuestra que los gansos ni siquiera consideran el pescado como alimento.

¿Son los gansos peligrosos para los peces?

Sí, los gansos son peligrosos para los peces. Aunque los gansos no se alimentan de peces, pueden atacarlos y matarlos si están cerca de su lugar de anidación.

Esto se debe a que algunos peces suponen una amenaza para los polluelos de los gansos y pueden atacarlos desde la superficie del agua.

Lee más sobre ¿Los gansos se aparean de por vida? Historia de amor de la naturaleza.

Si tienes peces en un estanque, los gansos también pueden matar a los peces indirectamente, porque sus excrementos son tóxicos en grandes cantidades y contienen bacterias peligrosas.

En un ejemplo, los excrementos de los gansos obligaron a cerrar una playa de Michigan debido a los niveles inseguros de E. Coli encontrados en el agua, causados por los excrementos de ganso.

Conclusión

En resumen, los gansos no comen pescado porque no lo necesitan. Los gansos son forrajeadores naturales, no son cazadores y obtienen toda la nutrición y energía que necesitan de las plantas.

Los gansos no son buenos para masticar, lo que significa que no podrían comer un pez grande aunque pudieran atraparlo. Los gansos comen a veces peces muy pequeños que no necesitan masticar, y también pueden comer pequeños invertebrados acuáticos como renacuajos o escarabajos de agua, o crustáceos como gambas.

Aunque los gansos no comen peces, siguen siendo una amenaza para ellos, ya que atacan a los peces que perciben como una amenaza para sus crías, y sus excrementos crean un entorno tóxico tanto dentro como fuera del agua que puede perjudicar a los peces y al ecosistema del que dependen para sobrevivir.