Saltar al contenido

¿Las arañas tienen miedo de los humanos? (Sí, pero…)

Sí, las arañas tienen miedo de los humanos, pero no porque sientan la emoción del miedo, sino por su instinto de supervivencia.

Las arañas tienen miedo de los animales que son más grandes que ellas y los ven como una amenaza. Por eso tienen miedo de los humanos, porque nos ven como una amenaza natural para su existencia. En cuanto ven a un humano, su instinto de supervivencia les dice que huyan o se escondan, sobre todo si te acercas demasiado a ellas.

Algunas especies de arañas cooperar cuando se sienten amenazados, lo que puede ocurrir si viven cerca de los humanos y se sienten amenazados por tu presencia.

¿Las arañas tienen miedo de los humanos?

Las arañas no pueden sentir las verdaderas emociones como nosotros: miedo, amor, felicidad, ira. No tienen la capacidad emocional de sentir estas emociones y, por tanto, la reacción de miedo hacia los humanos o los animales más grandes no está relacionada con estas emociones.

En cambio, las arañas se basan en sus instintos de supervivencia. Lo que les lleva a sentir miedo de ti (o de otros animales más grandes que puedan suponer una amenaza para las arañas) es su instinto de evitar el peligro.

Para comprender mejor esto, echemos un vistazo a la estructura del cerebro de una araña y comparémoslo con nuestro cerebro.

Nosotros, los humanos, sentimos emociones gracias a la amígdala, que es un conjunto de células en nuestro cerebro que nos permite sentir determinadas emociones y responder a ellas. Nos permite procesar los acontecimientos que nos rodean y relacionar ciertos eventos con las emociones, lo que nos lleva a actuar de acuerdo con la emoción que sentimos.

Las arañas, en cambio, tienen una estructura cerebral simple. Su cerebro está estructurado de tal manera que les permite llevar a cabo procesos complejos que les bastan para sobrevivir, como la construcción de telarañas, la depredación de animales, y algunas especies podrían incluso ser capaces de aprender cosas nuevas.

Sin embargo, las arañas no tienen una parte dentro de su cerebro que regule sus emociones o sus respuestas a las emociones, como hacen los humanos

Esto significa que todas sus acciones apuntan a su instinto de supervivencia en lugar de responder a las emociones que sienten, ya que no tienen la capacidad de sentir emociones como nosotros en sus cerebros.

Por qué las arañas nos tienen miedo

Debes saber que a la mayoría de las arañas no les molestan los humanos y no reaccionan ante ellos, a menos que te acerques demasiado a ellas o intentes hacerles daño, que es cuando huirán de ti asustadas.

Normalmente, una araña se ocupará de sus propios asuntos, siempre que le des la libertad que necesita para vagar. Si la dejas en paz, la araña también te dejará en paz.

El miedo empieza cuando intentas tocarlas o acercarte demasiado a ellas.

Las arañas se sienten intimidadas por nuestra presencia, y pueden vernos como una amenaza para su existencia. Por supuesto, esto no es cierto para todas las arañas, ya que algunas arañas que puedes tener como mascotas pueden acostumbrarse a tu presencia con el tiempo.

Pero si intentas acercarte demasiado a las arañas o, peor aún, intentas matarlas o darles un manotazo, entonces empezarán a huir temiendo por su vida.

Como la gran mayoría de las especies del mundo, las arañas tienen un fuerte sentido de la supervivencia y están preparadas para adoptar comportamientos inusuales para sobrevivir. Por ejemplo, cuando las arañas se sienten amenazadas, están preparadas para crear colonias de arañas, de modo que éstas puedan cuidarse unas a otras para sobrevivir.

Además, muchas arañas son muy buenas para camuflarse de modo que no seamos capaces de verlas.

Un buen ejemplo de ello es la araña Dolophones conifera (araña envolvente), que vive en Australia. Esta araña envuelve sus patas y su cuerpo alrededor de la rama de un árbol para ocultarse de sus depredadores y de su entorno. Éste es otro instinto de supervivencia que verás en la naturaleza si las arañas se sienten amenazadas.

Tarántula vs otras arañas 7 diferencias clave.

¿A qué temen las arañas?

Las arañas son bastante pequeñas, por lo que a menudo son presa de especies más grandes, como:

  • Aves
  • Sapos
  • Lagartijas
  • Monos
  • Avispas araña
  • Escorpiones
  • Ciempiés
  • Peces

Si las arañas ven alguno de estos animales o se acercan demasiado a ellos, se sentirán asustadas e intentarán esconderse para no ser devoradas. De nuevo, es el instinto de supervivencia el que se pone en marcha cuando están en presencia de estos animales.

Muchas arañas son lo suficientemente grandes como para contraatacar y defenderse, aunque, para las especies de arañas más pequeñas, puede ser un poco más difícil defenderse de estos animales.

Por eso recurrirán a diferentes técnicas de supervivencia cuando vean a estos animales a su alrededor.

Por ejemplo, las arañas más pequeñas son muy buenas para esconderse en grietas y lugares inaccesibles de la naturaleza donde sus depredadores no pueden llegar. Otras arañas son muy rápidas y a menudo son simplemente demasiado rápidas para sus depredadores.

Por otro lado, las especies de arañas más grandes ni siquiera tienen miedo de estos depredadores, porque tienen suficiente veneno para devolver el golpe y matar al depredador. Por eso las arañas más grandes y venenosas no intentarán esconderse, sino que se mantendrán firmes en caso de que las ataquen algunos de los depredadores más grandes.

Lee también: ¿Las arañas se vengan de los humanos?

Reflexiones finales

Si tienes miedo a las arañas, se debe a la forma en que tu cerebro procesa la amenaza de las arañas. El miedo a las arañas es bastante común, especialmente si has tenido una experiencia negativa con ellas antes.

Sin embargo, lo contrario también es cierto: las arañas también tienen miedo de los humanos, pero no por la emoción del miedo.

Las arañas tienen miedo de los humanos por su instinto de supervivencia. Son muy buenas para encontrar el peligro en su hábitat y esconderse de él, ya que se esconden en pequeñas grietas o se camuflan para permanecer ocultas.

Para concluir, las arañas temen a los humanos por diferentes razones que los humanos temen a las arañas. No pueden sentir emociones, pero tienen un fuerte instinto de supervivencia, que las lleva a temer a los humanos si se sienten amenazadas.